Hallado muerto un bebé recién nacido en un vertedero de Toledo

9 07 2009
Una empleada de la Estación de Tratamiento de Residuos Sólidos Urbanos de Toledo que clasificaba la basura encontró ayer, en una cinta transportadora, el cadáver de un bebé recién nacido, varón, de raza blanca y de unos cuatro kilos de peso, que tenía el cordón umbilical.
El cuerpo no presentaba heridas externas, a pesar de que al parecer tuvo que pasar, envuelto entre toneladas de basuras, de un camión recolector a otro vehículo de gran tonelaje para ser transportado al vertedero de Toledo. Esa operación se debió de realizar en una de las nueve estaciones de transferencias repartidas por la provincia.
El bebé podía tener uno o dos días de vida cuando murió. La autopsia, que se realizará hoy, determinará la fecha y las causas del fallecimiento. También podría aclarar si estaba vivo o muerto cuando lo arrojaron, posiblemente, a un contenedor de basura.
El hallazgo se produjo sobre la una de la tarde en una cinta transportadora de la planta de selección y compostaje del vertedero. Aquí se clasifica, desde noviembre de 2003, los residuos sólidos urbanos antes de ser depositados en el basurero provincial, dependiente de la Diputación, adonde llegan los desechos de 116 municipios.
El Plan de Gestión de Residuos Urbanos divide la provincia en dos. Al vertedero de Toledo llega basura de las comarcas de Ocaña, Orgaz, Consuegra, Toledo, Illescas y Torrijos. El otro vertedero se encuentra en Talavera y en él depositan sus residuos 82 pueblos del oeste de la provincia.
Tras el hallazgo, los operarios se pusieron en contacto con el presidente del Consorcio de Servicios Públicos Medioambientales de la provincia de Toledo, Gustavo Figueroa, quien lo comunicó a la Policía. El Servicio de Emergencias 112 también telefoneó al 091 para dar el aviso.
El Cuerpo Nacional de Policía movilizó a agentes de la Brigada Judicial y de la Científica, que estuvieron recogiendo pruebas e indicios alrededor del cadáver. Los investigadores recopilaron papeles y documentos en los que hay un elemento común: el nombre de un pueblo manchego.
Esta pista es la que seguía ayer la Policía, aunque también podría haber ocurrido que la madre o un cómplice se hubieran desplazado de alguna provincia o comunidad aledaña para depositar el cadáver en un contenedor situado en la provincia de Toledo.
Colaboración ciudadana
 
La Policía también confía en la colaboración ciudadana, ya que ocultar un embarazo en un pueblo durante nueve meses no es fácil.
El presidente de la Diputación, José Manuel Tofiño, manifestó que sería «muy difícil» establecer la procedencia del bebé, ya que los camiones no tienen establecido un orden de vertido y «un día puede llegar antes el camión de Illescas y otro día el de Carranque», dijo a modo de ejemplo.
El Juzgado de Primera Instancia número 2 de Toledo, que estaba ayer de guardia, instruye diligencias sobre el caso.
Fuente: ABC.es
Anuncios

Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: