Autovía Toledo-Ciudad Real, Medio Ambiente da su visto bueno

12 10 2010

Para la redacción de proyectos sí hay dinero en Castilla-La Mancha, por eso, aunque se trata de una iniciativa dependiente del Gobierno central, la Junta estaría dispuesta, con tal de aligerar la ejecución de la autovía Toledo-Ciudad Real, a asumir la redacción de la obra toda vez que ya es un hecho que ésta se construirá en base a la alternativa 1, la preferida por el Gobierno regional desde que el pasado mes de noviembre se hicieran públicas tres, que luego fueron cuatro al incluirse la propuesta por los colectivos ecologistas.
Así lo anunció la pasada jornada en Ciudad Real el presidente regional, José María Barreda, que detalló los pormenores de esta alternativa cuyo trazado se apoya en más del 40 por ciento en la Autovía de los Viñedos y que cuenta con una declaración de impacto ambiental positiva, aunque ayer aún no se había publicado en el Diario Oficial. En cualquier caso, la nueva infraestructura parte de Consuegra, desde donde vira en dirección Suroeste y sigue el corredor de la carretera que une Consuegra con Urda, la autonómica CM-4116, rodea Urda por el Sur y continúa hasta conectar con la actual N-401 en las proximidades de la Venta de la Andaluza.
A partir de este punto, el trazado se acomoda al corredor de la N-401, con sus correspondientes variantes y enlaces de conexión para las localidades de Fuente el Fresno, Malagón y Fernán Caballero. Al Sur de esta última población el trazado vira hacia el Este y pasa por la cola del embalse del Vicario, minimizando de esta manera la afección al mismo y buscando la conexión con la red de alta capacidad del Estado, la autovía A-43, al Este de Ciudad Real.
La longitud total del tramo de nueva construcción es de aproximadamente 66 Kilómetros, que sumados a los 52 de la Autovía de los Viñedos, arroja una longitud total entre Toledo y Ciudad Real de 118 kilómetros. Esta distancia se podrá recorrer en 60 minutos, 30 menos que lo que dura el viaje actual. En cuanto al coste, el Gobierno regional estima que alcanzará los 222 millones de euros.
Barreda reconocía ayer que le habría gustado que las dificultades para la construcción de esta autovía se hubieran podido resolver con anterioridad, pero recordó que hubo que desechar propuestas de trazado anteriores por el impacto medioambiental que planteaban.
El paso siguiente es la licitación y adjudicación de la redacción del proyecto, que la Junta estaría dispuesta a asumir, ya que «a pesar de que se trata de una vía estatal, somos los que mejor conocemos todo lo relativo al trazado y los más interesados en que se haga cuanto antes».
En este sentido, apuntó que lo más efectivo es dividir los 66 kilómetros en dos o tres partes para sacarlos a concurso por separado. El plazo estimado para redactar los proyectos es de unos dos años, por lo que las obras de construcción no se podrían licitar hasta 2012 y la autovía no se abriría al tráfico hasta 2015.
El trazado definitivo atravesará los Montes de Toledo, territorio catalogado como Red Natura 2000 al ser, entre otros, el hábitat de especies en peligro de extinción como el lince ibérico. Con las medidas correctoras establecidas en la declaración de impacto ambiental, esta afección se corrige, hasta el punto que «los atropellos constatados de fauna silvestre que se producen en la actualidad en ese tramo de la actual N-401 se evitarán con la construcción de la nueva infraestructura».
Otra de las medidas correctoras que se ha introducido es darle continuidad y permeabilidad al territorio, evitando el efecto barrera de la actual N-401 y del AVE y favoreciendo los desplazamientos de la fauna silvestre en el sentido transversal a la carretera. Para ello, se realizarán múltiples pasos inferiores y superiores, entre los que destacan la construcción de dos ecoductos, o pasos superiores naturalizados con vegetación autóctona, de 60 y 80 metros de anchura, respectivamente, y la realización de otros dos pasos de fauna sobre la infraestructura del AVE.
El objetivo final es «empaquetar» la actual carretera, la línea del AVE y la futura autovía dentro de un mismo corredor de infraestructuras para evitar el acceso de especies de fauna silvestre que puedan causar accidentes y minimizar el riesgo de atropello de especies protegidas y que, al mismo tiempo, este pasillo sea permeable al tránsito, disminuyendo los impactos sonoros y visuales mediante la colocación de barreras de vegetación autóctona, que naturalizará el entorno de las infraestructuras.
En este segundo estudio de impacto ambiental se han utilizado una amplia gama de criterios ambientales y socioeconómicos complementarios a los anteriores, como el impacto sobre la atmósfera y la emisión de gases de efecto invernadero, que se reduce en la misma medida en que el trayecto recorrido se aminora.

Fuente: La Tribuna de Toledo


Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: