Según miras al mapa, a la derecha…

28 01 2009

Madre, ésta es para decirte que aquí en el manicomio estamos muy bien. Por fin nadie me pega con un palo. Ahí no sé como estaréis vosotros, pero según se comenta por aquí vais de mal en peor con algo que se llama crisis y que no sabemos qué cosa es. Dile a padre que tenga cuidado. Leemos a escondidas los periódicos de los años cincuenta, que los tienen escondidos en un frigidaire, lo que la abuela llamaba el frijoder.

Tengo un amigo, Adolfo Hitler, que es de la parte de Consuegra, que, por cierto, no sé muy bien dónde está, mi amigo dice que según miras el mapa, a la derecha. También dicen que es un poco mariposón. Yo como de eso no entiendo…

Tengo otro que se llama Napoleón, un silicótico de la parte del Bierzo. Lo que no hay son buenos alimentos, porque, como dicen los que mandan, hasta ahí podíamos llegar.

El tal Hitler -ya sabes, el que dicen que es mariposón, por por cierto tiene 120 años- y el Napoleón -éste tiene más, unos 260- me animan mucho, ellos siempre esperan un milagro. Yo, no, nunca espero nada. Sé que todo va por donde tiene que ir, es la historia, madre, es la historia.

Anda, ¿por qué no te vienes? Hazte la idiota y ven conmigo. Padre ya se las arreglará. Tu hijo que te quiere, el Rey Arturo.

Pepe Ruipérez – Opinión