Si hoy se celebraran elecciones habría un vuelco en la región

23 02 2009

Nadie quería hablar de encuestas hasta que la semana pasada publicamos en EL DIGITAL los datos de una de ellas. No es que no se hagan sondeos electorales, es que los partidos políticos y el Gobierno autónomo se las guardan y prefieren esperar el momento oportuno para darlas a conocer. O no, dependiendo de cómo sean los resultados demoscópicos para el que los ha pagado.

En uno de nuestros últimos confidenciales nos referíamos a una encuesta de los socialistas realizada a finales del año pasado que refleja que la intención de voto de los ciudadanos de Castilla-La Mancha sigue siendo favorable al PSOE de José María Barreda. Según dicho sondeo, si las elecciones se hubieran celebrado en ese momento Barreda le habría ganado a Cospedal por una ventaja de unos diez puntos, la misma prácticamente que le sacó en los comicios autonómicos de 2007. Es decir, que tras los casi dos años pasados desde aquellas elecciones, el sentido del voto de los castellano-manchegos apenas se habría modificado.

Sin embargo, hemos sabido que existe otra encuesta electoral. La ha encargado el PP y el resultado que arroja es visiblemente distinto al anterior. Ni los responsables de la encuesta del PSOE ni los del PP han querido dar más información al respecto, pese a lo cual este Confidencial ha considerado verosímiles –aunque contrapuestos- los datos que hemos podido conseguir en fuentes de ambas formaciones políticas.

La consulta del PP, realizada a principios de año, posiblemente con un mes de diferencia respecto a la del PSOE, establece tres conclusiones importantes. La primera: El PP estaría tres puntos por encima del PSOE. La segunda: Con la nueva Ley Electoral, claramente favorable a los socialistas porque Ciudad Real es la única provincia en la que el número de diputados es impar, ganaría el Partido Popular. Y la tercera: En valoración política de los líderes politicos habría un empate entre el actual presidente de la región, José María Barreda, y la presidenta regional del PP, María Dolores de Cospedal.

En consecuencia, mientras el PSOE, basándose en sus encuestas, cree que no hay motivos para preocuparse porque la diferencia en intención de voto de los castellano-manchegos les sigue siendo muy favorable, en el PP consideran que el “efecto Cospedal“, la crisis económica y la estabilidad y credibilidad del partido van a producir –o han producido ya- un vuelco electoral que permitirá por primera vez a los “populares” gobernar en Castilla-La Mancha. Pero por el momento son sólo eso en ambos casos: Sondeos.

Fuente: El Digital Castilla La Mancha